Quinceañera 2017

La transición de la niñez a la adolescencia se celebra de distintas maneras, de acuerdo a las diversas tradiciones alrededor del mundo. En latinoamérica, esta transición se realiza cuando las jovencitas cumplen quince años.

La celebración anual de las Quinceañeras, en Camino Seguro, es uno de los eventos más esperados durante el año. Es una fiesta llena de felicidad, bailes y sonrisas. La preparación de este evento inicia meses antes del gran día.

Como parte de esa transición tan importante en la vida de nuestras estudiantes, en Camino Seguro se les brindó charlas acerca del cuidado de su salud, trabajo en equipo, valores, liderazgo y sobre todo: cómo convertirse en en una mujer profesional. A través de este viaje que nuestras estudiantes compartieron juntas, ellas no solamente aprendieron, sino también se convirtieron en grandes amigas.

Este año, por primera vez en mucho tiempo, las quinceañeras realizaron servicio comunitario en el Hogar de Ancianos Misioneras de la Caridad “Madre Teresa de Calcuta” Esta actividad se realizó con el afán de cultivar en las jóvenes el deseo de ayudar a aquellos que más lo necesitan. La actividad fue un éxito.

18 jovencitas participaron en el evento.

Mientras los días transcurrían, las señoritas compraron sus vestidos y zapatos, el menú fue elegido, y el lugar estaba siendo decorado. A medida que todo comenzó a tomar forma, y el día se acercaba más y más, la emoción se sentía en el aire. Finalmente, el gran día llegó.

Una tras otra, las señoritas, acompañadas por sus chambelanes, ingresaban al salón con una gran sonrisa en la cara, llenas de orgullo y felicidad. En una mesa, eran felizmente recibidas por sus familiares. Kira y Mindy, encargadas del Equipo de Apoyo, fueron quienes dieron las palabras de bienvenida.

Uno de los momentos más esperados llegó: el vals. Ver a algunas de las jóvenes bailar con sus padres, fue uno de los momentos más especiales. Difícilmente se podría haber encontrado a una de las quinceañeras sin lágrimas en los ojos. Lágrimas de felicidad y nostalgia.

El evento fue mágico. Se podía observar lo orgullosas que las familias se sentían de sus hijas. Para nuestras familias fue más que un simple cumpleaños o celebración; significó el éxito de sus hijas y la esperanza que han depositado en ellas para un mejor futuro.

Este año contamos con la colaboración de uno de nuestros Equipos de Apoyo, quienes amablemente se ofrecieron a llevar a cabo el evento. Ellos se encargaron de recaudar todos los fondos para la celebración. Gracias a su arduo trabajo, pudimos llevar a cabo el evento de forma maravillosa. Queremos extender nuestros más sinceros agradecimientos a la iglesia First Unitarian Society por su apoyo y por hacer este gran evento una realidad. ¡Muchas gracias!